sábado, octubre 11, 2008

CALLE ARRIBA, nuevo trabajo de ALAMEDA

Pues ya tenemos a nuestra disposición el nuevo disco de Alameda, que lleva por título “Calle Arriba” grabado en Estudio Bola, con la producción artística de Pepe Roca y Jesús Bola, para el sello Fods Records (Fonográfica del Sur)



Un álbum de once temas, que se abre con “Calle arriba”, que le da nombre, tema que nos trae aromas de otro tiempo, muy buen trabajo de las guitarras y teclados, atmósfera limpia… y la voz de Pepe Roca, muy cercano al añorado sinfonismo; continúa con sones de jazz-fusión africano en “Lisanga”, una adaptación de Roca al tema del bajista camerunés Richard Bona, acompañado por la voz de Diego Carrasco, con buenas cuerdas de guitarra, algo distinto con buen regusto; en “La mujer del faro” se enfrenta Roca a un blues donde el bajo y la guitarra sobresalen de un acolchado fondo de teclados; nuevos arreglos para “Ojos de triste llanto” con un soberbio piano de Marinelli y una no menos soberbia voz de Pepe Roca, podrá gustar más o menos en comparación con la versión original, pero para mí la pieza más elaborada del disco; aires de andaluces a latinos y viceversa en “Ora pro nobis” que dice más por lo que cuenta que por lo que canta, aún así destacan los solos de saxo y teclados; en “Picasso”, un tema de R. Romero San Juan, encontramos sones ya conocidos en “Dunas” para lucimiento de Roca y el laúd de Álvaro Girón; de la mano de Marinelli y su piano, entre palmas y guitarra, se nos presenta el primer instrumental de este trabajo, agradable sorpresa que muchos echábamos en falta, ahí, a la vera del jueves, en la “Calle Feria”; “Cantaré” es posiblemente el tema más flojo, en cuanto a aportación, del disco, sin por ello ser un mal tema; continúa con el segundo instrumental, dedicado a la memoria de Manuel Marinelli “A sotavento”, tema de Álvaro Girón, donde las guitarras y teclados se replican sobre la profusión de percusiones, un tema muy cercano a una Jam session; con “El último tren” se vuelve a los Alamedas más clásicos de copla y canción española; cierra “La vida” una melódica balada de guitarras y voces sobre cuerdas de violonchelo.

Un buen disco que nos deja reminiscencia de los primeros Alameda, con un Pepe Roca en lucimiento vocal en casi todos los temas y una guitarra que se hace notar y ¡cómo!, unos teclados majestuosos de Rafael Marinelli y su aportación compositora en ese instrumental tantas veces deseado, la eléctrica de Álvaro Girón en un trabajo de altura y presencia aportando calidad y un exotismo meditado con el laúd, especialmente sorprendido, por notable, con el bajo de Manolo Nieto su mejor versión con el grupo, en cuanto a Antonio Coronel me gustaría verlo interpretar más registros, aún así un buen trabajo en la batería y percusiones, continuando con los coros y voces de Antonia García que sigue contrapunteando a Pepe Roca con sutileza femenina. Exceso de percusiones latinas para mi gusto en el disco aunque de buena ejecución por parte de Miguel A. Torres, pinceladas armoniosas de los vientos de Ignacio Gil, sobre todo sutil con el saxo, las palmas en su justa medida y a tiempo, Diego Carrasco en “Calle Feria” y Jesús Bola en “Lisanga”, coros de jarchiana presencia por parte de Maribel Martín y un violonchelo excelso para el cierre por parte de José Carlos Roca.

En resumen, un disco que no es uno más, a dado un paso más allá dando un paso menos, calle arriba, para disfrute de los amantes de los nuevos sonidos del grupo pero también de los nostálgicos. Reflexión, inflexión y continuidad.