lunes, abril 25, 2016

Derbi de siete sentidos

Sevilla exhala aroma a fútbol recién molido. Expreso y solo, dos de azúcar que tanteen el dulzor y caliente. Fragancia para despertar la sensibilidad y afrontar lo importante.
 
Saborea vino de la vendimia de la historia. Dos copas para el brindis sin fin, por lo divino, por lo humano y por nosotros, no se agota por qué brindar, destapada la verdad por el corcho presionante del espumoso rojo.
 
 
Divisa un atardecer de la igualdad ficticia. El ocaso del sol novelesco en un horizonte teñido de rojo sobre la campiña verde y el fulgor blanco de las estrellas. Apariciones alternas de la luna albina sobre el techo inagotable.
 
Escucha la tristeza afásica y la alegría afónica. Repiques de campanas de un cura loco. Maitines y difuntos en distintos sitios y a la misma hora, penitencias y cánticos al unísono.
 
Palpa el ánimo imperceptible de la importancia. Pieles erizadas por la caricia audible del roce y contacto del corazón sobre el placer, provocando borbotones de sensaciones a través de la garganta y las miradas.
 
Intuye el principio de lo que siempre fue. Corazonadas con arroz amarillo e higaditos inflamados, con pimientos verdes machacados, tenedor, por aquello de pinchar y mamelones de puntas, por aquello de mamar.
 
Lee en la mente el adivina adivinanza del siguiente derbi. Sólo mirar en los ojos y ya sabe lo que va a pasar, algo nuevo, tal vez diferente pero con final idéntico y mejor disfrute.
 
Qué bonito es estar hecho a medida de los siete sentidos. A medida.

miércoles, enero 13, 2016

De "burreo", choteo y otros "eo"

Suena el despertador a burreo, a olé cuando el primer tiempo aún no había terminado, a Joaquín buscando su capote, ¿que cuente un chiste? ya lo hacía frente al balón con el baile de Chiquito, a Van der Vart aclamado por la manía de pisar charcos y llenarse de barro, a goles a medio gas ante equipo de medio pelo o calvo entero, a Rey de Reyes y a acierto de Gameiro, aquí la calidad, a Ramis de goleador y a Kakuta quédate, aquí la del rival. ¿Rival?, estoy de cachondeo.
 

Huele la mañana a choteo, a quinientas diez criaturitas "...dónde está el manquepierda, el manquepierda dónde está...", el quinientos once y el quinientos doce salieron por chiqueros antes del recuento, los más listos sin duda, cantando "...Sevilla es verdiblanca..." con el 4-0  (6-0) ante cuarenta mil bufandas rojiblancas "...Oh Pepe Mel, oh Pepe Mel...", y retumba en Nervión lo impensable hasta que a un genio se le ocurrió que nos aprendiéramos su himno de memoria "...apilados como balas de cañón. Betis, Betis, Betis...", eso sí, el berreo no sonó igual que en el medio estadio de  la Palmera, en eso son únicos, ¿sabéis ya lo que es el señorío y la guasa sevillana? Y sus recursos, los insultos... pero nosotros lo adornamos con lucecitas a modo de bengaleo.
 
¡Hala ya! al recreo... a recrearse lo aprendido que ya sabéis lo que sois, el hermano pequeño al que se le dan las collejas, el vecino del al lado que agacha la cabeza, los mindundis sevillanos, el equipo copero por excelencia... en ser eliminados y a Calleja con los cuentos de vuestra historia paralela y para lelos,  ¡ay qué cabreo!
 
Y aún queda un deseo, seguir cantando en la vuelta de la Liga aquello de "...suben y bajan, suben y bajan, parecen un ascensor..."
 
 "...a segunda, eo, a segunda, eo..."

jueves, mayo 28, 2015

Que por Feria era, por Feria

                Que por Feria eras de Feria, de Ciudades en Feria, y por ahí saltabas en tu infancia, de Feria en Feria, como hembra de Pergolero buscando el nido más elaborado y los regalos más bonitos en un cortejo de colorido pavoneo, de magias y embrujos, de cánticos y músicas, de banderas aireando bellezas a los sones de sentimientos indescriptibles.


                Que por Feria ibas de Feria cuando te hiciste joven y te bautizaron de nuevo con siglas  progenitoras para ampliar el horizonte de pretendientes, con hechuras de modelo, de cintura estrecha, inconfundible para el agarre de unas manos firmes dejándote llevar en tu altiva juventud, miradas y risas de adolescente caprichosa que se sabe la reina del baile, eligiendo quién más te gustara de imagen y presentes.
 
                Que por Feria era, por Feria, cuando un brillo hizo contonearse tu figura, estremecida hasta lo más recóndito, el fulgor del diamante mejor tallado que habías contemplado, moldeado a la zurda, con esmero, en la fábrica de talentos, te deslumbró su encanto en el paseo, sus mimos, su arte, su risa y a su grupa te llevó a la Feria, la más bella Feria que habías disfrutado y el inevitable flechazo hizo el resto.
 
                Que por mayo era, por mayo, dice el romancero viejo, que por mayo acudes presta a tu romance nuevo que tu casa es ésta, niña, donde luces cada vez que visitas la Feria, la más bella Feria que has disfrutado, ya elegiste tu Pergolero de embrujo y magia, de bandera cantada, de música al viento y grita dulce lo que te sale de tus entrañas "... y Sevilla, Sevilla, Sevilla, aquí estoy contigo Sevilla..."
 
                Que por mayo es, por mayo, cuando se graba en plata de ley sobre tu piel el nombre de tu amado, ¡y qué nombre, niña! Sevilla F.C. a fuego sobre tu cuerpo.

martes, mayo 19, 2015

Y la Luna fantasea, ¡Ay Manué, Manué!

                Aún asoma a mi retina tus manos al cielo, una abierta, la otra agarrando a tu compañera del alma, ataviado de blanco y en tu silla de enea mirando al cielo estrellado; ahora su seno te está esperando para que alegres con tus acordes la fiesta y con tus versos la jarana, que el llanto no brote y cante la pena.


                Ya rajaste el éter haciendo camino hacia el cielo y en tu caminar se van alineando los luceros ante el pentagrama flamenco que va sonando a tu marcha, paso al hombre que alimenta el genio, paso al genio del hombre, la risa y el llanto a la vez.



"Taranto del Hombre del L.P. Pasaje del Agua, Lole y Manuel".

                Y en tu pasear glorioso, la luna que lloraba por tener a su poeta, impotente por no poderte besar, ya suspira su alma, se estremece su cuerpo y fantasea, ¡ay Manué, Manué!, haciéndote un hueco en su regazo de luna mora esperando la flor de ilusión que le llevas al cielo, en tu solapa de plata.

                Hoy el luto es blanco, la agonía canto y cada vello de tu gitana barba pétalos de notas musicales a los acordes de tu guitarra, la que miraba al paraíso desde su clavijero, la que hacía bailar de noche a las estrellas por tango, por seguirillas, por bulerías y al alba por alegrías.

                ¿Estaré soñando? Ahora te escucho componiendo de fondo las bulerías del cielo.

sábado, enero 24, 2015

El poso de la educación y un amanecer en el puerto

Hoy he recordado un hecho que me ocurrió hace algún tiempo y que me hizo reflexionar sobre el sedimento que la educación recibida deja en el subconsciente. Estaba parado en un semáforo con mi vehículo cuando veo un anciano que al cruzar delante mía por el paso de cebra, libre para los peatones, se dirige hacia mí y, con aspavientos, me indica que bajara la ventanilla, al principio creí que me iba a reprender por alguna infracción que, sin darme cuenta, habría cometido yo y cuál no fue mi sorpresa cuando vi que tendía la mano hacia mí y me daba la enhorabuena con estas palabras "le felicito, lo que ud. ha hecho no lo hace casi nadie"; el buen hombre debió de verme la cara de estupefacción y comprendió al instante que no sabía de que me hablaba.

 
"Portada del single "Amanecer en el Puerto", del grupo Alameda"
 
Ocurrió que llegando yo a la altura del semáforo, en ese momento en verde para los vehículos, el cruce se hallaba atascado y para no quedarme varado en medio del paso de cebra del semáforo, me detuve en la línea que lo delimita de la calzada, al poco el semáforo cambió a rojo para los vehículos y verde para los peatones y fue cuando aquel caballero, mascota en ristre, se dirigió a mí; no vi yo una acción tan desmesuradamente inusual como para la felicitación, pero aquel vetusto ciudadano creyó que sí.
 
Y es cierto que esa educación recibida queda grabada en bajorrelieves de la memoria, en surcos indelebles que de vez en cuando afloran en gestos instintivos, cuando el respeto por los demás se transmuta en respeto por uno mismo y en su cavilación te lleva hacia las personas que lo hicieron posible; mis padres, por supuesto, y por extensión mi familia, profesores como D. Manuel Hidalgo o la Srta. Piedad, aquel Padre Paco de tirones de patillas, y el paso por la vida, ¡cómo no! Pero aquella mascota en la cabeza de ese anciano agradecido me trajo la imagen de mi abuelo Rafael, impecable con su camisa blanca y corbata azul, su chaleco beige, su chaqueta gris y su perenne mascota verde carruaje. Mi querido abuelo Rafael al que tanto le debo en esto del civismo.

 
"Mi abuelo Rafael".
 
Persona humilde, trabajadora, de la trianera Pagés del Corro, en plena Cava de los Gitanos, allí donde el hambre se hacía arte y el arte curtía la alegría por vivir. Uno de los pocos afortunados que en la época del racionamiento de necesidades tenía sustento, trabajando de estibador en el Puerto de Sevilla, lo que es cargando en el muelle. Cada madrugada se pasaba por la lista de contratación en la Av. de la Raza, si Rafael no volvía de amanecida había fiesta en el corralón, significaba que Rafael tenía faena ese día y podrían comer pescado fresco toda la corrala, donde la gazuza campeaba entre bulerías de miserias.
 
La cosa funcionaba así, uno acudía a esa lista de contrataciones y buscaba su nombre, veía si había entrado barco que descargar y cada uno al suyo. Mi abuelo trabajaba en los barcos de pescado, pero cada uno de los estibadores tenía su cometido según la carga que llegaba, trabajo duro para todos ellos y sirva este escrito como pequeño homenaje a cada uno de aquellos hombres que costal a la cerviz y riñones de acero portaban sacos de 50 kilos del barco al vagón o camión, antes a las mulas porteadoras, de los distintos géneros que entraban en Sevilla vía fluvial. De ellos se nutrían las cuadrillas de costaleros, también mi abuelo, que sacaban los pasos de la Semana Santa antes de que la hermandad de los Estudiantes introdujera la figura del hermano costalero allá por 1.973.

 
"Bajorrelieve a modo de homenaje a los estibadores del Puerto de Sevilla, en la Casa del Marina en la Avenida de la Raza".
 
Decía que mi abuelo Rafael trabajaba descargando el pescado y entre los espacios que dejaba el impermeable de faena y su cuerpo siempre se colaban merluzas y otras especies, alguna caía como distracción para los Civiles que custodiaban la entrada y salida del Puerto, a modo desvío de miradas inquisidoras y vigilantes. Pudo haberse enriquecido con el estraperlo, hablo de lo que vulgarmente se conoce como la época del hambre, pero su naturaleza no le permitía lucrarse de la miseria ajena, aquel pescado no era objeto de lucro, sino de dádiva a sus vecinos que aquel día comerían caliente; al no volver de amanecida la abuela Carmen (otro día hablaré de ella) ya preparaba la harina, el aceite y las sartenes para freír el pescado y en el patio ya bullía la jarana al calor de la lumbre, ese día nadie se acostaría con café de periódicos quemados sobre agua caliente como único sustento.
 
Algunos sábados que no estaba en las listas, ya con los tiempos un poco mejores en la ciudad, recuerdo como venía a casa, yo vivía cerca de la Av. de la Raza, y nos recogía a mí y a mi hermano y, de la mano, con su eterna sonrisa de felicidad, nos daba un paseo a ver los vehículos militares del Cuartel de Automovilismo, que se encontraba en Reina Mercedes o al cercano Parque de María Luisa, siempre saludando, siempre impoluto.
 
Con todos estos recuerdos a borbotones, en el C.D. del coche sonaba Amanecer en el Puerto de Alameda, quién me conoce sabe que no creo en casualidades, el chapoteo del agua en la orilla, la sirena del barco entrando al puerto o del tren a punto de arribar para soportar la carga de sacas, ¿o eran aquellos cascos de viejas mulas?,  y, a través de las teclas, el bullicio que empieza a desparramarse por las laderas del desembarco, la alegría de las bulerías aún a costa del esfuerzo, un amanecer de brillo a la vida a pesar de la angustia de tiempos muy duros. Un ejemplo, una guía.
 


"Amanecer en el Puerto del L.P. Alameda, Alameda".
 
De espaldas se marchaba agradecido aquel ciudadano erguido y mascota saludando al vacío camino de su merecido descanso y asomado en mi ventana ensoñaba con las penas propias que servían de alegrías ajenas.
 
Aún maldigo la educación del conductor tras de mí que me despertó con su ronca bocina de estrés al cambiar el semáforo a verde. ¡Pase Ud. y con dios!

lunes, diciembre 08, 2014

Etéreo descanso D. Marcos Mantero de Aspe

                          Aún recuerdo en aquel grupo de Rockandaluz.com sobre Imán Califato Independiente mi osadía al replicar un comentario tuyo sobre la música de Imán, si era o no Rock Andaluz lo que hacíais, tú decías que no, que Imán no hacía Rock Andaluz y yo empecinado en que si Rock Andaluz era sinfonismo y flamenco qué era Darshan, Camino del Águila, Cerro Alegre o los Tarantos del Califato Independiente, yo replicando sobre música al teclista, al músico que me encadenó a este sonido, aún me sonrojo.  Y cómo no podía ser de otra forma tú tenías razón, no era Rock Andaluz era esencia de la música, la sustancia misma de las notas musicales.
 
 
Pero no sólo Imán, ahí quedan obras magistrales como esa Noche de Rota del disco Vericuetos de Gualberto, ese Tu Mirá de Lole y Manuel en el Pasaje del Agua o aquél Cabalgando de los gitanos hippies en su Al Alba con Alegría, que sí Marcos, que tú tenías razón, Música, así con mayúsculas, sin etiquetas.
 
Ya no estás con nosotros, querido Marcos, pero nos dejaste el mejor legado que una persona puede dejar en este mundo, a parte de los hijos, tu obra, tu capacidad para dibujar el aire con los sonidos que salían, salen, de tus teclados, la capacidad de acolchar el ambiente envuelto en sinfonía y trasladarte a un mundo de ensoñaciones y juegos místicos creando historias imaginarias al amparo de la melodía.
 
                             Adiós Marcos, aquí nos quedamos con el aroma de tus teclas recordándote eternamente, que tengas un descanso etéreo como la atmósfera que creabas.
 


"Camino del Águila del L.P. Camino del Águila, Imán Califato Independiente".
 

lunes, octubre 27, 2014

La mejor afición del mundo no se equivoca

  Ayer nuevamente quedó patente, tres puntos en el debe de esta enorme afición, la que nunca se rinde, la que siempre espera el imposible de aquellos que portan su escudo, porque esta afición es sabia en esto del fútbol, sabe de fútbol todo lo que hay que saber de fútbol, mide los momentos, los espacios y hasta los silencios; las palmas, los gritos, los cánticos y sus silencios... y por supuesto sus palabras, las palabras justas en sus justas palabras. Hasta en el insulto esta afición es sabia, en su momento justo y en el justo momento.


  Sí Sr. Marcelino, porque esta afición no menospreció a su madre, sabe perfectamente lo que el diccionario de la R.A.E. define como un hijo de puta, justamente una mala persona y justo lo que usted demostró ayer, ser una mala persona, en un momento en el que le pudo las cuentas pendientes a la grandeza como persona y deportista. Además de cuentas mal contadas, porque el tiempo que estuvo aquí fue usted un mindango, dejándose llevar por la corriente sin imponer su criterio como profesional y máximo responsable de la primera plantilla, eso de enfrentarse al poder no iba con usted y al volver, siguió usted siendo un socarrón, esperó a que vinieran de frente para ir de espaldas, pero confundió la espalda, la costumbre de no mirar de frente al mando.
 
  No voy a ser yo quien defienda eso tan patético de no celebrar un gol, de no alegrarse por el fin supremo de esto del fútbol, pero existe el respeto y se puede celebrar con respeto, sobre todo hacia aquellos que alguna le dieron de pacer; esa carrerita le vino grande, faltó el respeto a los que una vez fueron los suyos, quiso expresar su frustración con vehemencia y se olvidó, quizá nunca lo entendió, que esta afición es sabia, de palabras justas en momentos justos, de justas palabras en el justo momento.
 
  Y volvió a escudarse en su cara de bonachón, de no haber roto un plato, de dar lástima a los que buscan la situación lastimera, el recurso del cobarde que no mira de frente, del que no es capaz de decir a lo hecho pecho, de tirar la piedra y esconder la mano e ir corriendo a las faldas de mamá, a la sed de los sedientos de bolígrafos y micrófonos incapaces de juzgar, con la objetividad que se les presupone, la provocación y la venganza mal entendida,  "¡mira estos qué malos, yo no he hecho nada!", incapaces de asimilar que esta afición es sabia, la única capaz de devolver una bofetada sin guante y hasta de ganar un partido, de cantar las palabras justas en los momentos justos.
 
  O quizás no, porque Sr. Marcelino, desde que plegó la cerviz en nuestro banquillo ya era usted una mala persona y esta afición no le cantó lo que el R.A.E. le cuenta.
 
  Y a los del cuarto poder... esta afición es sabia hasta en sus silencios.