lunes, abril 08, 2019

Nuestra Bandera, la resiliencia de Zaguán

Ya decía Unamuno que para progresar es necesario renovarse y Zaguán, con esta nueva apuesta sonora, es lo que hace de forma notable... manteniendo su esencia. No voy a descubrir ahora a cada uno de los componentes de Zaguán, pero cada uno, Miguel, Armando, Gori, Rafa Y Alfonso siguen siendo ellos mismos, pero quien quiera escuchar a los Zaguán de hace años y a su vertiente trianera se dará de bruces, estos de ahora son Zaguán, sin aditamentos.

La guitarra flamenca de Gori Mazo sigue siendo parte fundamental, la eléctrica de Rafael Carrique y su frenesí en los solos permanece presente, el bajo de Alfonso Vidal continúa compareciendo con su rotundidad, las baquetas de Armando Gómez mantienen el mismo ritmo colérico que lo caracteriza y la voz de Miguel Ángel Gómez sigue en esos dejes que nos hechiza a los amantes del Rock Andaluz y sus teclados continúan creando atmósferas tangibles, salvo cuando agarra la guitarra midi, pero el conjunto de su sonido ha transmutado, ha evolucionado, ya no hay reminiscencia progresivas, el flamenco se ha diluido de forma sustancial y aún así, sigue siendo Zaguán, unos magníficos Zaguán, nueva senda al progreso de un Rock Andaluz actual; siempre he dicho que para mí el Rock Andaluz es todo aquello que suena a Rock Andaluz y esto suena magistralmente a Rock Andaluz.

  
También sus letras han tomado un rumbo más reivindicativo, más de búsqueda de nuestra raíces, de nuestra cultura andaluza, de amor a la luz, a la vida, a la comunicación entre semejantes al amparo de un brindis en el frescor de la noche andaluza llena de rock.

Este nuevo guiso musical nos lo presentan en forma de E.P., algo a lo que nos tenemos que ir acostumbrando en esta nueva era musical que nos está tocando digerir, los grupos nos van a ir presentando sus nuevos trabajos en tiradas cortas para poco a poco ir llenándolas de más temas, el tiempo, el poco tiempo disponible, es lo que tiene si se quiere hacer un trabajo de calidad y no colmar un C.D. de temas intranscendentes de relleno y que solamente tres o cuatros canciones merezcan la pena.

Abren con su tema estrella y el que ha servido de presentación "Nuestra Bandera", todo un himno andaluz y una declaración de intenciones, con pasajes grandiosos para todos los instrumentos y el lucimiento de la voz, con la guitarra flamenca siempre presente y algunos solos característicos, momentos para que sobresalgan los teclados y, cómo no, para que la eléctrica brille, la presencia de la base rítmica está igualmente presente, un fenomenal trabajo del bajo y la batería a lo largo de todo el tema. Continúa una sorprendente versión de "Una Rosa es una Rosa", ¿quién dijo que la rumba no puede andar por los senderos del Rock Andaluz?, del que destaco el inicio de la guitarra flamenca y los teclados y el final con la eléctrica, sobre todo lo que presencié en el directo del que hablaré más adelante, y el conjunto conseguido. El tercer tema es "Solo en los Bares" con evocación a Ennio Morricone pero perfectamente ensamblado con el sonido andaluz, unas percusiones que asoman en el momento justo, instantes para el bajo que se me hacen cortos y soplos breves de la eléctrica, la letra sobre las falsas promesas políticas. Cierra "Deseo Irracional" el más potente y dinámico con una inmensa guitarra eléctrica y la flamenca que no le va a la zaga, la base rítmica colérica en todo momento y la voz por derroteros rockeros desde su acento inconfundible y furibundos teclados, solo una pega, se hace breve.



"Zaguán (Nuestra Bandera) videoclip 2019".

Nos lo enseñaron en un gran concierto en la Sala Malandar el pasado sábado seis de abril, donde todos los asistentes pudimos disfrutar de esta nueva potencia sonora de los nuevos temas de Zaguán, deleitándonos además con temas suyos de los C.D. anteriores como Solo una Niña o Testigo del Tiempo, esta última me llamó especialmente la atención, con nuevas mezclas más próxima a esta apuesta; como dice sabiamente Manuel García mi buen amigo y compañero en esto del Rock Andaluz e infatigable apoyando a los grupos en directo "qué difícil es versionarse a uno mismo", pues con Testigo del Tiempo lo bordaron. Miguel, por momentos, dejó los teclados para colocarse un par de guitarras midi, teclados al fin y al cabo, que varían sustancialmente el sonido de este instrumento, quizás para tener más movilidad con los ritmos de los nuevos temas. Los acompañó en un par de temas Manuel Soto "Noly" de Malabriega y Mártires de Compás a la guitarra flamenca, en uno de ellos mano a mano con Gori, de puro flamenco para el lucimiento de una pareja, él y ella, de bailaores, como nació el Rock Andaluz enseñando el flamenco por los escenarios en forma de teloneros antes de la actuación del grupo, aquí fue en medio. Por supuesto no faltó Triana, al final, con Abre la Puerta, que nos dejó los espléndidos solos de cada componente para seducir los oídos y un bis de "Nuestra Bandera" con los asistentes entregados.

Esto es lo que nos presentan en este E.P. de estrella tartésica y Hércules de traslado con sus columnas hacia otras sonoridades que, si evolucionan así, nos prometen que estos Zaguán renacidos han venido a dar batalla, a pesar de la obtusa vista de los medios de comunicación, andaluces para más inri.

El Rock Andaluz sobrevive, vive y supervive, la teoría de una evolución existencial.



0 OPINIONES VARIADAS: